El impacto de las calificaciones en la taquilla norteamericana

Borja Aláez

Borja Aláez

Digital Marketing & Social Media Strategist at Solocal Group
Descubrí el cine en una sala y aprendí de marketing en un aula. Ahora, me gusta combinar mis dos pasiones en este blog. Porque si algo aprendimos de Marty Mcfly es que Nike y el cine no están reñidos.
Borja Aláez

Al contrario de lo que ocurre en Europa,  donde la clasificación por edades es un mero indicador para orientar al gran público, EE.UU sigue una estricta normativa para clasificar las películas según el contenido o la idoneidad de los contenidos. Esto supone un enorme poder para la Motion Picture Association of America (MPAA),  organización que tiene en sus manos la capacidad de calificar lo que moralmente se supone adecuado para cada horquilla de edad. La gran diferencia es que en EE.UU este sistema es excluyente, lo que significa que si una película es calificada como “no apta para menores”, ninguna persona que no haya cumplido la mayoría de edad podrá acceder a la sala para ver esa película, lo que claramente repercute en la taquilla final . El sistema de calificación impuesto por la MPAA se divide en las siguientes categorías:

  • G – General Audiences: se permite el visionado a todas las edades. No hay contenidos inapropiados.
  • PG – Parental Guidance Suggested: algún contenido puede no ser apropiado para los niños. Puede que exista alguna palabra malsonante, violencia moderada o pequeñas secuencias de terror.
  • PG-13 – Parents Strongly Cautioned El material de la cinta no es adecuado para menores de 13 años ya que puede contener lenguaje malsonante explícito, referencias sexuales, consumo de drogas o violencia.
  • R – Restricted – Los menores de 17 años necesitan ser acompañados por un adulto. La película puede contener escenas de sexo explícito, desnudos, fuerte violencia, escenas con sangre o gore y abuso de drogas.
  • NC-17 – Ningún menor admitido. Esta calificación agrupa todos aquellos trabajos que pueden contener sexo explícito, desnudez, escenas de violaciones o aberraciones sexuales, gore, sangre, violencia extrema o cualquier otra conducta poco apropiada para menores.

Las productoras temen la calificación NC-17, que no permite la entrada a menores con o sin el acompañamiento de un adulto. Muchas salas no están dispuestas a estrenar películas con esta calificación y la distribución queda muy limitada a cines pequeños y de autor. La categoría se creó en 1990 como sustitución de la antigua X y en la práctica supone una forma de censura ya que los estudios cortan y montan nuevamente secuencias “comprometidas” para que la MPAA reconsidere calificarla como R en lugar de la humillante Nc-17.

El cine europeo tiene una especial tendencia a sufrir esta calificación. La libertad de los autores en el viejo continente es mayor y no existen tantos tabúes sexuales como en la mojigata industria de Hollywood. Sino que se lo digan a Pedro Almodovar, que ha sido una y otra vez víctima de esta calificación. ‘Matador’, ‘La ley del deseo’, ‘Átame’ o ‘La mala educación’ se han visto obligadas a una distribución más restrictiva ante la negativa del director de no recortar ninguna escena. Aún así, las películas de Almodóvar en EE.UU han funcionado muy bien en taquilla. ‘La mala educación’, por ejemplo, es la cuarta película de mayor recaudación con esta calificación de la historia con $5,211,842 justo por detrás de ‘El cocinero, el ladrón, su mujer y su amante’. ‘Átame’ ocupa el sexto lugar con $4,087,361 según el ranking de Box Office Mojo. Bertolucci y sus ‘Soñadores’ también vieron como la MPAA calificaba su triangular historia de amor y sexo con un NC-17, algo que no impidió que la película amasase  $2,532,228.

Pero si de un éxito hay que hablar es de la inclasificable – en todos los sentidos – ‘Showgirls’. $20,350,754 fue la recaudación total de una película masacrada por la crítica pero elevada a cinta de culto trash. El presupuesto total ascendía a $45m pero en el mercado de video doméstico también batió todos los records y MGM pudo obtener unos jugosos beneficios finales.

Showgirls

El tema es que, de no haber recibido la calificación NC-17, ‘Showgirls’ podría haber superado sin esfuerzo la barrera de los $100m. Otras, hubiesen tenido -como poco- un recorrido comercial mucho más largo. ‘Shame’, estrenada hace dos años recaudó un total de $3,909,002 pese a ser una de las cintas más aclamadas de ese año. 

Lo que queda claro es que productoras y distribuidoras tienen muy presente la MPAA durante el proceso de producción de las películas. La calificación R es la más deseada para cintas de corte adulto aunque una superproducción de más de $100m debe asegurarse de rebajar la dosis de violencia y sexo lo suficiente para lograr el PG-13. De lo contrario, será muy difícil tener un retorno de la inversión.

2 thoughts on “El impacto de las calificaciones en la taquilla norteamericana

  1. Otra declaración de hipocresía yanki. Dónde con 16 años se conduce, se pueden poseer armas a los 18. Y un beso es considerado no apto para un conjunto de censores con bata de pseudomoralistas.

    1. Y esa hipocresía y mojigatería tan puritana es la que ha hecho que ‘La vida de Adèle’ se estrene en EE.UU con el NC-17 y que en Idaho directamente vaya a ser prohibida. El binomio sexo+homosexualidad siempre ha sido demasiado para la censura estadounidense.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *